CRÍTICAS


El mejor verano de mi vida

5 de 10

CRÍTICA

Muchos films ofrecen propuestas pretenciosas maquilladas de falsa calidad, sin embargo otros convencen al espectador por su honestidad y falta de pretensiones. “El mejor verano de mi vida” se encuentra, afortunadamente, en este último grupo.

Poco importan las carencias narrativas y el excesivo uso de los estereotipos porque, conscientes de las limitaciones de sus mimbres, nos ofrecen un producto blanco y familiar que de puro blando resulta hasta entrañable. Aquí nada destaca pero tampoco desentona, los gags son tan previsibles como correctos y no se desvían de la línea marcada, que no es otra que ofrecer un film veraniego para toda la familia que se disfruta y olvida.

Con este planteamiento es imposible ensañarse con sus errores y sí dejarse llevar por la buena labor de su elenco actoral. Y si hablamos del reparto es imposible obviar a Leo Harlem, inmenso monologuista que aquí se adueña sin complejos de la función. A ratos su verborrea puede resultar cargante –no es lo mismo un monólogo de diez minutos que un film de noventa- pero destila tanta pasión y profesionalidad ante su primer papel protagonista que acaba metiéndose en el bolsillo al espectador.

“El mejor verano de mi vida” cumple sin más, pero su tono de “feel good movie” resulta agradable… y no es poco.

Ver ficha de la película
Crítica por Andrés Martín





Villas Flamenco y Hacienda Roche Viejo - Apartamentos en la playa y Alojamientos Rurales en Conil






Booking.com