CRÍTICAS


Mortal Engines

4 de 10

CRÍTICA

La visión distópica del futuro es un recurso muchas veces utilizado en el cine y, además, con bastante fortuna. Desde el “Metrópolis” de Fritz Lang hasta el “Blade runner” de Ridley Scott, pasando por joyas como “Brazil”, “Minority report” o “Fahrenheit 451”, el futuro observado de manera oscura y pesimista ha constituido un brillante subgénero en sí mismo.

Pero ahora llega “Mortal engines”, con el tramposo cebo de Peter Jackson como productor y hechuras de “blockbuster”, y la más mínima comparación con los referentes antes citados suena a broma pesada. Pese a que la premisa es muy interesante, basada en la novela de Philip Reeve, el film no aprovecha el impacto inicial y se pierde en un caótico laberinto del que ya no sabe salir.

Siendo justos cada dólar invertido se aprecia en pantalla, pero como ya no nos impresiona ningún producto basado en lo meramente visual, cuando se rasca en el contenido no encontramos absolutamente nada.

Solapada por más que correctos y espectaculares momentos de acción, la historia se difumina hasta límites que bordan la ridiculez. Poco se tarda en desconectar de los miedos y motivaciones de los protagonistas, consiguiendo con facilidad la falta de empatía hacia los personajes, aspecto que hiere de muerte a un film.

Nadie se preocupa en profundizar aspectos de la trama y se refugian en un envoltorio que resulta, a todas luces, insuficiente. Este film en los 80, con menos presupuesto pero más ingenio y talento, se hubiese convertido en un clásico de culto objeto de devoción entre esa serie “B” que dignificó aquella década, pero “Mortal engines” hoy en día está abocada al fracaso y olvido inmediato.

Andrés Martín

Ver ficha de la Película





Villas Flamenco y Hacienda Roche Viejo - Apartamentos en la playa y Alojamientos Rurales en Conil






Booking.com