CRÍTICAS


Tiempo después

5 de 10

CRÍTICA

Realizar una especie de secuela de un film adorado por el público, y objeto de culto por varias generaciones, como “Amanece que no es poco” se me antoja tan complicado como innecesario.

Revisitar el espíritu desenfadado y transgresor de su referente tiene ahora menos sentido que en la década de los 80, pero José Luis Cuerda –nadie mejor que él- intenta con “Tiempo después” crear algo diferente en el insulso panorama actual de la comedia española.

Evitando las comparaciones, inevitables y odiosas, estamos ante una comedia coral que juega, con relativa suerte, con un futuro distópico donde encontramos el universo ideal para dar rienda suelta a lo genial y lo grotesco, a lo inteligente y lo burdo. Con un buen plantel de actores, esto es lo que hay porque la mejor generación de cómicos en nuestro país ya no está entre nosotros, Cuerda comete el error de saturar al espectador con gags más o menos afortunados que terminan por cansar. No hay una excesiva coherencia en la narración y el espectador queda abrumado por un discurso lastrado por el mejorable guión. Y con esto no quiero decir que estemos ante un film fallido, pero sí ante una obra que promete más de lo que da y que deja un regusto que provoca cierta indiferencia. Sin embargo, es de agradecer el intento de recuperar un nuevo tipo de comedia con cierto aire de sofisticación entre tanta bobada bienintencionada.

“Tiempo después” no aguanta, ni por asomo, la comparación con su predecesor. Aquí no tenemos a Luis Ciges, Sazatornil, Chus Lampreave o un Rafael Alonso que levantaba cualquier film a punto de desmoronarse. Si este film me provoca una reflexión, esta consiste en que cualquier tiempo pasado fue mejor en la comedia española…

Andrés Martín

Ver ficha de la Película





Villas Flamenco y Hacienda Roche Viejo - Apartamentos en la playa y Alojamientos Rurales en Conil






Booking.com