Crítica de la película El rey león - Guía de Cádiz />

CRÍTICAS


El rey león

4 de 10

CRÍTICA

Era inevitable que Disney, en plena avalancha de revisiones de sus clásicos, obviara uno de los films más icónicos de la casa. Un cuarto de siglo después del estreno de la original, el universo del film sigue más vivo que nunca y aquí se pretende ampliarlo a las nuevas generaciones, pero la magia no se fabrica…

Y es que la nueva versión de “El rey león” no resiste comparación alguna con su referente. Sí, es cierto que los avances tecnológicos se aprecian en el film, pero carece del alma que impregnaba cada plano del original. Llego a la conclusión de que estamos ante un producto cobarde que en su afán de no tocar lo ya establecido, lo empeora. Por momentos resulta irritante la similitud narrativa de ambos films, pero donde en 1994 apreciábamos ternura, crueldad y, en definitiva, enseñanzas vitales, aquí nos debemos conformar con un impersonal documental de alta gama.

El sobrevalorado Jon Favreau es incapaz de tratar con acierto y mimo el poderoso material con el que contaba como punto de partida. Se refugia en la técnica para disimular sus propias carencias, que pueden llegar a ser aceptables para desarrollar un mero film de encargo.

El problema de estos “remakes” radica en su incapacidad para acercarse al espíritu de sus referencias. El hambre agudiza el ingenio, ya que el film de 1994 formaba parte de la revolución de la Disney –iniciada en 1989- para dar lo mejor de sí y recuperar el cetro del género… y a fe que lo consiguieron. Hoy en día, instalados como el mayor imperio cinematográfico, se conforman con arrasar en taquilla con cada nueva propuesta.

Recuerdo que mis hijas, hoy adolescentes, disfrutaron muchísimo con el clásico animado, adoptándolo como uno de sus films de cabecera. Dudo mucho que ellas, en el futuro, recomienden esta versión a mis nietos…

Andrés Martín

Ver ficha de la película










Booking.com