CRÍTICAS


Alien: Covenant

4 de 10

CRÍTICA

Al fin hemos sido testigos del definitivo declive artístico del que fuera uno de los grandes realizadores de las últimas décadas. Pero ese no es el mayor problema al referirnos a Ridley Scott, lo verdaderamente lamentable es que no está sabiendo cuidar su legado.

En su ansia por expandir el universo “Alien” está empequeñeciendo el mito que él mismo inició. Tras la correcta “Prometheus” fuerza otra innecesaria historia en busca de taquilla, ignorando el estilo que le hizo grande.

“Alien: Covenant” es un refrito de las dos magníficas primeras entregas, ofreciendo guiños de ambas a modo de plagio sin el más mínimo rubor y olvidando que James Cameron hizo en su momento más por la saga de lo que él mismo está haciendo ahora.

Scott opta por la acción lánguida y previsible ante una alarmante falta de imaginación para crear una historia coherente. Momentos y diálogos tediosos se mezclan con una orgía de sangre y violencia para mayor gloria de un “bicho” que ya se nos muestra de todas las formas y tamaños imaginables, quedando ya muy lejos esa manera de sugerir más que de mostrar que nos enamoró en 1979.

Incluso ha sido torpe en la elección del casting, atreviéndose a emular la figura de Ripley a través de una Katharine Waterston que no posee ni la presencia ni el talento de la Weaver.

Entre bostezos apreciamos el esfuerzo del estupendo Michael Fassbender por no verse devorado por semejante engendro y no me refiero al Alien en cuestión, sino a una obra que por su calidad puede mandar al ostracismo a todo aquel que forme parte de ella.

La saga tocó techo ya hace mucho, pero Ridley Scott no se da cuenta. “Aliens el regreso” hubiese sido el perfecto y magistral final, pero nada se interpone en la búsqueda fácil del dólar… ni siquiera el talento.

Ver ficha de la película
Crítica por Andrés Martín





Villas Flamenco y Hacienda Roche Viejo - Apartamentos en la playa y Alojamientos Rurales en Conil






Booking.com