EXPOSICIONES



TRES EXPOSICIONES EN OLVERA DE WOLFGANG BERUS

  • Localidad: Olvera
  • Lugar: LA CILLA- CASTILLO ÁRABE-MERCADO DE ABASTOS
  • Fecha: 03/05/2019 - 15/07/2019

La tierra se transforma en arte en Olvera
El artista alemán Wolfgang Berus expone sus trabajos en La Cilla, el Castillo Árabe y el Mercado

Hace tres años, Wolfgang Berus viajaba a bordo de un autobús por los pueblos blancos gaditanos cuando, a lo lejos, divisó la bella silueta del Castillo de Olvera “que era como el castillo de un rey loco sobre una montaña nevada, que son las casitas blancas”. Tanto le emocionó aquel paisaje que se bajó del autobús, buscó una pensión, subió a la fortaleza para constatar cuánta belleza le rodeaba en los 360 grados que alcanzaba la vista y “en tres días ya tenía mi casa en Olvera”.

Un flechazo, dice, que le ha inspirado artísticamente de tal manera que hoy expone a gran escala, en tres de los emblemas patrimoniales del municipio: La Cilla, el Castillo Árabe y el Mercado de Abastos.

En estos paisajes serranos se ha inspirado para transformar estos tres espacios culturales, con tres propuestas muy diferentes de arte conceptual, que encajan en la nueva etapa artística y creativa del experimentado artista, y en la que exhibe la fórmula de trabajo que desarrolló en una etapa anterior en Cadaqués: la transformación de materiales naturales de la propia tierra.

En el Castillo árabe, por ejemplo, ha visto cumplido uno de sus sueños artísticos. Una intervención “con puros inventos, que no tienen que ver con una historia real”, para el que ha usado “tapices y esculturas relacionadas a dicha historia, como la corona del último rey de Olvera en época musulmana”, y a base de “materiales reciclados y usados que he encontrado en la calle o el campo”.

Un pasado inventado que contrasta con los vestigios de la “civilización no identificada” que expone en la parte exterior de la fortaleza. “Se trata de objetos de la actualidad, de nuestra civilización, de todo lo que desechamos y con la que he montado una excavación ficticia”. Una instalación irónica, puntualiza, que trata de reflexionar sobre el valor que “en un futuro tendrán estos elementos que tiramos cuando lo encuentren los arqueólogos”.

Y de las historias ficticias del pasado y el futuro, pasa a su vivencia de la situación política actual de Cataluña, donde ha vivido durante más de 30 años, concretamente en la efervescente y artística Cadaqués. Tierra de la que un día decidió marchar, cansado del ambiente político, dice, que ha querido plasmar en una instalación con la que hace “una crítica pero con sentido del humor”.

En esta instalación denominada El último refugio independiente en un pasado inventado, puede verse a un personaje que vive como un mendigo durmiendo en una cama; un escritorio improvisado de alguien que estaba montando lazos amarillos; un libro de Jordi Pujol; periódicos catalanes hablando de la futura victoria; una jaula con trampa para ratones y un plato con lo que denomina crema captalana, así como una bandera del Barcelona y una estelada colgadas de la pared.

“Cuando en 2012 Artur Mas se erigió como el salvador del pueblo y empezaron los movimientos sospechaba que terminaría mal y empezó a faltarme el aire para respirar como artista”, confiesa. “Porque cuando llegué en los 80 a Cadaqués la gente era catalana y española, pero ya empezó la manipulación, el adoctrinamiento, la campaña contra España”, añade quien asegura haber vivido muchos años “en una Alemania dividida... donde todo empezó en los años 30 con banderas, precisamente”, esgrime. Es por eso que “a través de esta sátira quiero expresar aquella vivencia en los últimos años, una tierra por cierto donde me tratan muy bien, pero donde están pasando cosas con las que no estoy de acuerdo”.

En el Mercado de Abastos, un espacio cada vez menos concurrido, ha intervenido con una iniciativa de Alimentación visual con la que pretende “atraer a más gente que vaya a comprar”. Para ello ha jugado visualmente con el color de los alimentos, la fruta y verduras que él mismo ha elaborado a base de esculturas “que parecen comestibles” y que aparecen en sacos. Se acompañan de sugerentes y divertidos títulos como ‘Todo bio’, ‘productos artecológicos’ o ‘Pésame mucho’.

El último espacio que ha transformado es La Cilla, a la que ha llevado “una retrospectiva de los últimos 30 años de mi vida en Cadaqués” en una parte, mientras que en otra expone su obra más reciente, “realizada con tierra de color y pigmentos que fabrico yo mismo, pues encontré una gran cantidad de colores de tierra en Olvera y sus alrededores”. Con ellos y telas sobre bastidores realiza relieves que emulan movimientos de paisajes y montañas, en lo que ha denominado Artelucía, a vista de pájaro. Piezas que evocan pueblos como Olvera y Ronda, “pero desde la expresión libre, no he copiado un plano, ni mapas”. En total exhibe 14 obras que ha creado en tiempo récord, y en respuesta al volcán de energía que le ha transmitido Olvera.

La trayectoria de Wolfgang Berus
Wolfgang Berus nació en Witzenhausen (Kassel), Alemania, en 1956. Se licenció en Bellas Artes en Bremen y en 1985 se afincó en Cadaqués, Gerona, el pueblo de Dalí, donde vivió hasta 2016. Fue cofundador y miembro activo del Ateneo de Cadaqués e inició el proyecto Cap D'Art. En 2011 celebró su 25 aniversario como artista del pueblo con una gran retrospectiva, y en 2013 y 14 organizó la exposición benéfica Los artistas con la educación, en las salas de la Societat L'Amistat, a fin de colaborar con estos los centros educativos en época de crisis. Ha expuesto en Palma de Mallorca, donde tiene un estudio, en Barcelona, Madrid, Berlín, Bonn, Múnich, Roma, Tokio, Osaka, Nagoya, Taipei y ahora en Olvera, donde vive desde hace tres años.

Virginia León. Diario de Cádiz

¿Tienes dónde alojarte? Aquí tienes dónde dormir

Booking.com




Booking.com