Crítica de la película Aladdin - Guía de Cádiz />

CRÍTICAS


Aladdin

6 de 10

CRÍTICA

Cuando la Disney recuperó su lugar en el trono de la industria con "La Sirenita", allá por 1989, enlazó una serie de clásicos asombrosos, pero siempre fui de la opinión que "Aladdin" era la mejor de esta nueva etapa. Por lo tanto, en medio de esta fiebre de la productora por poner carne y hueso a sus referentes de toda la vida, esperaba con bastante recelo esta adaptación.

Ante todo sorprende que un cineasta como Guy Ritchie lleve las riendas del proyecto. El que en su momento fuera considerado el "Tarantino europeo" y con maravillas en su filmografía como "Snatch", "Lock & Stock" o "Rocknrolla", chirría en un producto de este tipo. Eso sí, valorando sus últimos fracasos – "Rey Arturo" y "Operación U.N.C.L.E."- no es de extrañar que acepte este mero producto de encargo para recuperar peldaños en la industria.

Siendo conscientes de que no existe rastro alguno del estilo de Ritchie en el film que nos ocupa, quizás para bien, "Aladdin" es un film que hay que tratar con condescendencia y sin las recurrentes comparaciones. Estamos ante un film que ofrece todo lo que se espera de él, colorido, vitalista y destinado a agradar a toda la familia. No podemos dejar de reconocer que el film resulta muy entretenido, conoce su potencial y lo explota al máximo. Además juega con la enorme baza de recuperar la irresistible banda sonora de su precedente, por lo que encanta a los más jóvenes y utiliza con inteligencia el factor nostalgia con los más mayores.

Pero el verdadero motivo para visionar este film es Will Smith. Siempre me ha parecido un magnífico actor, polifacético y "todoterreno". No hay mejor elección posible para un personaje de esta dimensión y Will contagia su entusiasmo a un espectador que siente que el producto decae cuando no aparece en pantalla. Como el llorado Robin Williams consiguió simplemente con su voz, aquí Smith roba de nuevo la función y justifica el precio de la entrada.

"Aladdin" es un film correcto que no pretende más que arrasar en taquilla y hacer disfrutar a un espectador poco exigente, pero sin Will Smith estaríamos ante una fallida medianía.

Andrés Martín

Ver ficha de la película




 







Booking.com