Crítica de la película Barry Seal: El traficante - Guía de Cádiz />

CRÍTICAS


Barry Seal: El traficante

8 de 10

CRÍTICA

Es de agradecer que Tom Cruise esté entrando en la madurez de manera tan interesante. Inteligentemente sabe alternar grandes superproducciones con films más pequeños donde se le nota más relajado, sin la presión por el obligado taquillazo.

“Barry Seal” forma parte de este último tipo de películas, donde se reencuentra con el estupendo Doug Liman tras la interesante “Al filo del mañana”. Aquí nos encontramos con un Cruise desinhibido que aporta el carisma y descaro necesario para encarnar a un personaje real tan peculiar. Él domina la cinta de cabo a rabo, sintiéndose a gusto con el peso de un film fresco y divertido.

Y es que la película que nos ocupa va mucho más allá de la presunta superficialidad que parece mostrar. Esta respuesta sudorosa y polvorienta a “El lobo de Wall Street” convence en su hábil intento de sátira política, resultando ácida y mordaz. Las cloacas del Estado son mostradas con un estupendo sentido del humor y es ahí donde el film dispara sus virtudes.

El ágil y dinámico ritmo narrativo de Liman convierte el film en un irresistible entretenimiento que no da un solo momento de respiro, una talentosa gamberrada disfrutable de principio a fin que se convierte en una de las propuestas más admirables de este flojo año.

Ver ficha de la película
Crítica por Andrés Martín










Booking.com